COSTA FALCONIANA

Deforestación de bosques de mangle entre causales
Hundimiento de Cayo Pelón revela el grado de contaminación en Morrocoy


Creer que sólo el calentamiento global es responsable de la pérdida del Cayo Pelón resulta vago y conveniente, por decir lo mínimo, ya que si hubiéramos tenido arrecifes mejor conservados, más sanos y menos impactados, estos estuvieran en mejores condiciones de capear la arremetida de los efectos causados por el calentamiento global, que es el producto de la terquedad y el ego del ser humano

Francisco Chirinos

Para ilustrar el grado de contaminación existente en las zonas costeras del Parque Nacional Morrocoy y del Refugio de Fauna Silvestre de Cuare cito dos estudios de calidad forense hechos en 2004 bajo la dirección de la Universidad Simón Bolívar y el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas; estos revelan que en el tejido de las ostras de mangle Crassostrea Rizophorae, y en otra especie, Isognomus Alatus, recursos naturales estos cuyas poblaciones están cerca de los niveles de extinción a causa de la explotación improvisada y sin control de parte de las autoridades responsables (MinAmbiente), contienen bacterias de alto nivel tóxico y hasta letal para los turistas, visitantes y lugareños que las consumen.

Así lo apuntó el oceanógrafo Andrés Osorio, como parte de un trabajo de investigación hecho para determinar las posibles causas del hundimiento de Cayo Pelón, hoy convertido en un bajo de la bahía de Morrocoy. “Bacterias como vibrio choleare, escherichia coli, morganella morganii, klebsiella pneumoniae, p. mirabilis, y helicobacter pylori se encontraron en los tejidos de las dos especies de ostras evaluadas, en el plancton y las aguas del Golfete de Cuare.

Este sólo hecho revela que las aguas servidas están siendo descargadas sin tratamiento alguno al Golfete de Cuare, cuerpo de agua este incluido dentro del área del Refugio de Fauna Silvestre de Cuare, un área comprometida internacionalmente en convenio firmado en la convención de Ramsar y ecológicamente inseparable del Parque Nacional Morrocoy, es decir, el que uno esté contaminado implica la contaminación del otro.

Deforestación de bosques

Otro factor importante que ha contribuido a la degradación de los arrecifes coralinos de Morrocoy –sostiene Osorio- es la deforestación de los bosques de mangle. Estos han sido deforestados considerablemente en algunas áreas del parque para la construcción de canales de navegación para embarcaciones deportivas a manera de proveer a los complejos turísticos con acceso directo al mar por la vía de estos canales.

Al deforestar el mangle y hacer canales artificiales se propicia la penetración de sedimentos a las aguas costeras. Perforar la barrera de mangle tiene un efecto directo contra el coral, ya que son estos árboles los que precisamente detienen la entrada de sedimentos a las aguas costeras, conservando su cristalinidad. Además se cambia la hidrodinámica natural costera promoviendo la erosión de las zonas litorales, se interrumpe el ciclo de reciclaje de nutrientes y también se interrumpe la sucesión ecológica natural manglar-praderas de thalassia-arrecife coralino, sucesión esta que debe ser respetadísima para mantener la integridad ecológica de las zonas marino costeras.

Progreso retrógrado

En la zona sur del parque, en las vecindades de Tucacas, casos como el del caño Los Capuchinos, donde en 1990 se deforestaron mas de 70 hectáreas de mangle, se hizo una dársena y un área para estacionar embarcaciones deportivas y se amplió el cauce natural del caño, contó con la mirada complaciente tanto de Inparques como de la Guardia Nacional. Aunque se procedió a la respectiva denuncia por parte de la sociedad civil organizada para la época, el daño estaba hecho y nunca hubo más que la parada del proyecto. Hoy la misma área, ya deforestada y con cierta infraestructura como la dársena, que nunca fue demolida, está lista para ser desarrollada por un nuevo grupo urbanístico muy conocido en la zona por su poder económico y su baja calidad ambiental. El proyecto se llama Puerto Morrocoy y cuenta con el apoyo incondicional de ciertos miembros del Consejo Legislativo del estado Falcón, quienes se han hecho ver de lado de los promotores vendiéndoles la idea a los consejos comunales, los cuales deben aprobar el proyecto en consulta pública, que al parecer ya se hizo entre bombos y platillos con el actual alcalde del municipio Silva aplaudiendo la iniciativa, aseveró Osorio.

Proyecto secreto

Aseveró el profesional que “nadie sabe los detalles de ese proyecto, qué se hará con las aguas servidas, qué tipo de planta las tratará, cómo se surtirá de agua potable ni qué demanda de agua requiere y si el área está en capacidad de dotarlo con ese caudal, o cuál será la influencia del proyecto en las variables socio-económicas de la zona, tal y como lo exige el decreto 1.257 referente a las normas sobre evaluación ambiental de actividades susceptibles de degradar el ambiente, que específicamente requiere de un estudio de impacto ambiental.”
Este debe ser hecho público, discutido y aprobado por la comunidad en cuestión. Lo que si se sabe es que, si no están firmados los permisos, pues deben estar a punto de firmarse y según la información interna en la Dirección de Calidad Ambiental hasta cambio de director hubo para poder darle curso al permiso, que al final será o ya fue firmado por el Ministro de Ambiente y por el alcalde del municipio Silva.

Advertencia

Osorio advirtió que “este proyecto será construido en una zona ubicada sobre el lindero del Parque Nacional Morrocoy, la zona de marina está a metros del lindero, las descargas de aceites, grasas y combustibles típicas de estas actividades, en un país sin controles estrictos, llevan destino seguro a las aguas del parque. El canal por donde saldrán estas embarcaciones es el cauce natural del caño Los Capuchinos, que ha sido deforestado por estos desarrollistas con la anuencia de las autoridades, y que más de 400 embarcaciones estarán navegando por ese canal que cruza y entra dentro de los linderos del parque. Hay un bosque de mangle importante que sirve de “dormidero” a cientos de miles de aves, especialmente a una colonia muy numerosa de corocoras rojas (Euducimis Rubber) que habita en ese bosque y que inevitablemente su sobrevivencia será amenazada con esta intervención que se hará con la aprobación incluida del Ministro de Ambiente, cuya función es protegerlas, y del alcalde del municipio, que probablemente ni sepa qué significado tienen esas aves dentro de un parque nacional como Morrocoy, que es el que le da de comer a la gente del municipio que dirige, ¿triste no?”

Caño Salado
Otro caso emblemático donde se deforestaron más de 30 hectáreas de mangle -remató Osorio- fue el del Caño Salado, el cual colinda con el de Los Capuchinos, este también implicó factores de poder muy influyentes, incluyendo al hoy prófugo ex alcalde del municipio Silva y al general ex gobernador de Carabobo, junto a otros personajes hoy vinculados a casos de corrupción en ese estado.

Esta deforestación implicó también la construcción de un canal que se hizo contra pendiente y hoy, aún abierto y sin resarcirse los daños ambientales comprobados por la Dirección de Guardería Ambiental de la Guardia Nacional, por la Comisión de Ambiente de la Asamblea Nacional y por la Fiscalía Ambiental nacional, este canal amenaza la vida útil de los pozos que surten de agua dulce a Tucacas por efecto de la cuña salina, y además descarga grandes cantidades de sedimentos a la bahía de Tucacas, la cual ha sufrido un impacto ambiental severo.

Otros factores

Otros factores que desfavorecen la conservación de los arrecifes coralinos son el tráfico de embarcaciones deportivas sin regulación alguna, en lo que a zonas de circulación se refiere los anclajes descontrolados de estas embarcaciones han ocasionado la muerte de muchos corales en Morrocoy. La basura arrojada al arrecife ha sido un problema importante también.

En resumen, los arrecifes del Parque Nacional Morrocoy y el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare han sido severamente afectados por la pesca de arrastre, pesca artesanal, calentamiento global, impacto del eje industrial el Puerto Cabello– Boca de Aroa, descarga de los ríos Yaracuy, Aroa, y el Tocuyo, descarga de aguas servidas, deforestación de manglar, excesivo número de embarcaciones, uso inapropiado de embarcaciones, inexistencia de señalización (balizare), y basura.

Creer que solo el calentamiento global es responsable de la pérdida del Cayo Pelón resulta vago y conveniente, por decir lo mínimo, ya que si hubiéramos tenido arrecifes mejores conservados, más sanos y menos impactados, estos estuvieran en mejores condiciones de capear la arremetida de los efectos causados por el calentamiento global, que es el producto de la terquedad y el ego del ser humano, concluyó el también especialista en Química Ambiental.

*Fuentes:

Estudio 1. (Occurrence of proteus mirabilis associated with two species of Venezuelan oysters. Milagro Fernández-Delgado (1), Mónica Contreras (2), Mariah Alexandra García-Amado (2), Pulchérie gueneau (2) & Paula Suárez (1). (1) Departamento de Biología de Organismos, USB, Caracas, Venezuela. (2) Centro de Biofísica y Bioquímica, IVIC, Altos de Pipe, Venezuela. 2004).

Estudio 2. (Use of hp selective medium to detect helicobacter pylori associated with other enteric bacteria in seawater and marine mollusks).

07/04/2011

Diciembre 2014
D L M M J V S
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18
19
20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31