SALUD

El General en Jefe fue fundador de la república de Ecuador
Juan José Flores, héroe independentista de Venezuela

El General Juan José Flores aparece como personalidad ilustre en la historia del Ecuador como Jefe Supremo desde el 13 de mayo hasta el 14 de agosto de 1830. Presidente provisional: del 14 de agosto al 22 de septiembre de 1830 y presidente constitucional: Primer período: Del 22 de septiembre de 1830 al 10 de septiembre de 1834.

El General Juan José Flores aparece como personalidad ilustre en la historia del Ecuador como Jefe Supremo desde el 13 de mayo hasta el 14 de agosto de 1830. Presidente provisional: del 14 de agosto al 22 de septiembre de 1830 y presidente constitucional: Primer período: Del 22 de septiembre de 1830 al 10 de septiembre de 1834.
Segundo período: del 1 de febrero de 1839 al 15 de enero de 1843.
Tercer período: Del 15 de enero de 1843 al 6 de marzo de 1845.

Biografía

General en jefe del Ejército Libertador, participó en la Guerra de Independencia de Venezuela, Nueva Granada y Ecuador. De este último país fue presidente en los siguientes períodos: 1830-1834; 1835-1839 y 1843-1845. Fueron sus padres Juan José Aramburu, rico comerciante español y Rita Flores, oriunda de Puerto Cabello. Su bautismo de fuego se produjo durante el tiempo de Segunda República, cuando figuró entre los defensores de Valencia ante el sitio impuesto a esta ciudad por parte de los realistas en 1814. En 1815, con el grado de alférez en el ejército de Apure combate en Arauca y Palmarito.
El año siguiente vio acción en las batallas de Mata de Miel y de Yagual, y en los combates de Mantecal, Banco Largo y Achaguas. En 1817, ascendido a teniente participa en las batallas de Caracoles y Mucuritas. En 1820, ya como capitán, toma parte en las campañas de Mérida y Trujillo. Posteriormente, con el grado de teniente coronel pasa al ejército de occidente, mandado por el general Rafael Urdaneta, y en 1821, combate en Matícora y en la Batalla de Carabobo (24.6.1821).
A fines de 1821 marcha con Simón Bolívar a la Campaña del Sur, figurando como uno de los vencedores de Bomboná el siete de abril de 1822. Ese mismo año se encarga del Estado Mayor del Ejército Libertador y es ascendido a coronel en Cuenca (Ecuador). En 1823, se le confiere el mando civil y militar de la provincia de Pasto (sur de Colombia); librando durante dos años, diversos combates por la pacificación de esa zona.
En 1824 contrajo matrimonio con la aristócrata quiteña Mercedes Jijón y Vivanco, con quien tuvo 12 hijos. El primero de octubre de 1826 Bolívar lo asciende a general de Brigada. En 1827, tiene una participación decisiva en la derrota de las fuerzas de la tercera división grancolombiana, la cuales llegaron a Guayaquillas tras haberse sublevado en el Perú contra la política integracionista del Libertador. El 15 de julio de 1828 envía una declaratoria de guerra al gobierno peruano por sus ataques al Gobierno de Colombia, del cual Ecuador formaba parte. Como comandante general, Flores levantó un ejército de 4.000 hombres y lo envía al sur para respaldar la política de Bolívar.
Cuando el mariscal Antonio José de Sucre regresa al Ecuador, Floresfigura como su segundo en la batalla de Portete de Tarquí (al sur del Ecuador) el 27 de febrero de 1829, en la cual es derrotado el ejército peruano mandado por el general José de La Mar; siendo ascendido ese mismo día a general de división. El 13 de mayo de 1830, al decidirse la separación de Ecuador de la Gran Colombia, Flores es encargado del mando supremo, civil y militar de dicha nación, hasta el establecimiento de una Constituyente.
El 30 de mayo del mismo año se celebran elecciones en Ecuador, ganando el partido del general Flores; por lo que entrega el mando que le fuera otorgado y es elegido por la Constituyente el 11 de septiembre, presidente de la naciente República para el período 1830-1834. Durante este primer período presidencial, Juan José Flores tuvo que enfrentar varios alzamientos militares; el primer de ellos liderado por el general Luis Urdaneta, el cual comenzó en Guayaquil el 28 de noviembre de 1830, se extendió a Cuenca el dos de diciembre y siete días después a Quito. Aunque el movimiento fue sofocado en Quito, siguió en el resto del país, siendo derrotado finalmente en marzo de 1831. En términos generales, la oposición a Flores se debió a la pobreza que se vivió en Ecuador en este tiempo, la quiebra fiscal, la ausencia de circulante, la creciente presencia de venezolanos y colombianos en altos cargos, el fallido intento de recuperar la provincia de Cauca y por el gran lujo con el que vivía el propio presidente.

Obras

Al no descollar como estadista y constructor fervoroso, ocasionó la bancarrota de la Hacienda Pública; se notó el descuido de la educación y un total de las obras públicas. El presupuesto del Estado ascendió a 387.973 pesos. Los 200.000 pesos los empleaba el ejército, los 187.973 pesos se los utilizaba en el pago a los funcionarios públicos, educación administración de la justicia.

Deuda Externa

En diciembre de 1834 los Ministros Plenipotenciarios de Nueva Granada y Venezuela, procedieron al reparto de la deuda externa; como la Delegación del Ecuador no concurrió a esta reunión endilgaron a su antojo a los demás, asignándoles el 21,50% de la deuda total que ascendió a 22.230.631,64 pesos aceptada luego por gobierno de Vicente Rocafuerte, sin lugar a protestas, constituyó el origen y la base de la deuda externa, que consolidaba e incrementada, ha venido pesando sobre la ayuda económico financiera del Ecuador hasta la fecha (2.000).

Datos

El general venezolano Juan José Flores fue el principal actor de la disolución de la Gran Colombia.
En 1883 apareció un núcleo de oposición, este publicó el periódico "El Quiteño Libre", el grupo era nacionalista, antimilitarista y anticolombiano, destinado a combatir a los "facinerosos con Charretera" a los "Etiopes Importados", como se los llamaba. En este grupo también participaron miembros del clero católico, como Fray Vicente Solano y Gabriel García Moreno.
La oposición reventó el seis de marzo de 1845 en Guayaquil, fundándose un gobierno provisional formado por: José Joaquín Olmedo, Vicente Ramón Roca y Diego Noboa.
En su gobierno se dictóla famosa Carta de la Esclavitud, que fue la vergüenza del país.

Segunda Presidencia

Del primero de febrero de 1839 al 15 de enero de 1843. El 15 de enero de 1839 el congreso nacional nombró presidente al general Juan José Flores, vicepresidente a don Francisco Aguirre.
Flores se había preocupado de prepararse adquiriendo conocimientos y cultura durante los cuatro años del periodo de Rocafuerte. Al asumir nuevamente el mando prometió gobernar con todos los partidos políticos, para granjearse la voluntad del pueblo por ser extranjeros. Los dos primeros años fueron de paz; la economía impulsada por Rocafuerte empezó a dar frutos en esta administración de Flores. Impulsó la Industria, el comercio, las artesanías, agricultura. Salió el primer barco fabricado en los astilleros de Guayaquil. Fundó escuelas y construyó vías siguiendo el buen ejemplo de su antecesor.
Pronto se cansó de la labor constructiva y seria se enredó en un conflicto interno de Colombia, causándole perjuicios al Ecuador, perdiendo hombres y muchos recursos económicos, tratando de ayudar a sofocar una revolución contra el militar Herran.

La Carta de la Esclavitud
Faltando poco para terminar su segunda administración, hizo arreglos para no separarse del poder, reunió otra Asamblea Constituyente con sus allegados y consiguió que se expidiera la Tercera Constitución que se conoce como Carta de la Esclavitud, por sus fatales reformas como estas: el Congreso se reunirá solamente cada cuatro años; el Presidente y el Vicepresidente de la República durarán en sus funciones ocho años, pudiendo ser reelegidos con alternativas de un período, los senadores serán elegidos por periodos de doce años. Los diputados por ocho años, etc.

Tercer mandato

Del primero de abril de 1843 al seis de marzo de 1845. Esta misma Asamblea Constituyente que dictó la Carta de la Esclavitud, nombró a Flores Presidente del Ecuador por tercera vez, con el fin de perpetuarse en el poder.
Olmedo, Rocafuerte, García Moreno y otros ecuatorianos destacados y el pueblo sintieron indignación por la Carta de la Esclavitud y en todas partes surgieron levantamientos y conspiraciones; en tales circunstancias Flores expidió un decreto imponiendo una contribución de tres pesos y cuatro reales a todo ecuatoriano, lo cual provocó más indignación del pueblo y alentó la revolución al grito de "mueran los tres pesos". Chimborazo, Pichincha, Imbabura y Carchi, fueron las provincias más afectadas que levantaron su protesta.
El general Elizalde comandó las fuerzas marcistas, febrero de 1845 fue un mes de luchas contra Flores que acudieron hasta su hacienda la Elvira; ya después de más de seiscientos muertos otros heridos tras de algunos combates. Más tarde en la hacienda la Virginia de propiedad de Olmedo se celebró una entrevista entre los dos bandos de Flores y los marcistas se firmaron dos tratados dando algunas garantías a Flores, respetando so condición de fundador de la República.
En 1846, Flores organizó desde Europa una expedición formada por expedicionarios franceses, españoles e ingleses, con el objeto de retomar el poder, por considerar que su sucesor en la presidencia, Vicente Ramón Roca, no había cumplido lo pactado; sin embargo, esta iniciativa fue frustrada cuando el gabinete británico desistió en proporcionar ayuda a Flores. Durante este tiempo se rumoró con insistencia que Flores se proponía instaurar una monarquía en el Ecuador, mediante la coronación del duque de Rianzare, hijo de la reina regente de España María Cristina; hecho que negó rotundamente. A Venezuela regresó en dos oportunidades (1847 y 1857); siendo nombrado en la segunda visita general en jefe por parte del Congreso Nacional.
El 27 de mayo de 1860, tras un largo exilio regresa al Ecuador. En esta ocasión el gobierno presidido por Gabriel García Moreno le colma de honores, devolviéndole sus bienes y encomendándole la pacificación del país. En febrero de 1861, al lado de García Moreno, Flores intenta restaurar la antigua República de Colombia; lo cual se ve dificultado por la ruptura de relaciones entre Ecuador y la Nueva Granada (Colombia). Durante este intento de refundación de la Gran Colombia, Flores invade el territorio neogranadino al mando de un ejército ecuatoriano, siendo derrotado por el general Tomás Cipriano de Mosquera en Cuaspud (1863). Ante este fracaso militar, regresa al Ecuador donde continúa apoyando a Gracía Moreno. Finalmente, muere en una campaña militar contra un ejército mandado por el general José María Urbina con el apoyo del general Ramón Castilla, a bordo del vapor Smark, sobre el golfo de Jambelí y cercano a Santa Rosa (Ecuador). Sus restos reposan desde 1866 en la catedral de Quito.


TC 1
Carta de Bolívar al General Juan José Flores
Barranquilla, 9 de noviembre de 1830
Mi querido general:
He recibido la apreciable carta de Vd. de Guayaquil, de diez de septiembre, que ha puesto en mis manos el comisionado de Vd., Urbina. No puede Vd. imaginarse la sorpresa que he tenido al ver que Vd. se sirve dirigir su atención y destinar expresamente un oficial para venir a responderme y a darme noticia de lo que pasa en el Sur y pasa con Vd. No esperé nunca que un simple particular fuese objeto de tanta solicitud y benevolencia...
Urbina me asegura que el deseo del Sur [Ecuador], de acuerdo con la instrucción que ha traído, es terminante con respecto a la independencia de ese país. Hágase la voluntad del Sur; y llene Vd. sus votos. Ese pueblo está en posesión de la soberanía y hará de ella un saco, o un sayo, si mejor le parece. En esto no hay nada determinado aún, porque los pueblos son como los niños que luego tiran aquello por [lo] que han llorado. Ni Vd. ni yo, ni nadie sabe la voluntad pública. Mañana se matan unos a otros, se dividen y se dejan caer en manos de los más fuertes o más feroces...
Advertiré a Vd. que [Vicente] Rocafuerte ha debido partir para ese país y que este hombre lleva las ideas más siniestras contra Vd. y contra todos mis amigos. Es capaz de todo y tiene los medios para ello. Es tan ideático que habiendo sido el mejor amigo mío en nuestra tierna juventud y habiéndome admirado hasta que entré en Guayaquil, se ha hecho furioso enemigo mío por los mismos delitos que Vd. ha cometido: haberle hecho la guerra a La Mar y no ser de Guayaquil, con las demás añadiduras de opiniones y otras cosas.
Es el federalista más rabioso que se conoce en el mundo, antimilitar encarnizado y algo de mato. Si ese caballero pone los pies en Guayaquil tendrá Vd. mucho que sufrir y los demás, Dios lo sabe...
Vd. sabe que yo he mandado veinte años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos: 1º) La América es ingobernable para nosotros. 2º) El que sirve una revolución ara en el mar. 3º) La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4º) Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas. 5º) devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6º) Si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, éste sería el último periodo de la América...
Mi consejo a Vd. como amigo es que en cuanto Vd. se vea próximo a declinar, se precipite Vd. mismo y deje el puesto con honor y espontáneamente: nadie se muere de hambre en tierra.

TC2
Carta de la Esclavitud
Habiéndose reunido en Quito una Convención convocada por el Presidente Flores, éste le presentó un Proyecto de Constitución, que contenía muchos artículos inaceptables por el pueblo ecuatoriano, por que quería perpetuarse en el Poder.
El mismo Rocafuerte, que por espacio de 10 años había tenido relaciones de amistad con Flores, tronó violentamente contra éste en una sesión y, después de haber lanzado una enérgica protesta, se retiró a Guayaquil y de allí a Lima, a trabajar incansablemente por una revolución que no tardó en incendiar a toda la República.
Además, la Convención de 1843 dio una ley por la cual todo hombre, desde la edad de 23 años hasta los 55, debería pagar todos los años tres pesos cuatro reales al Fisco.
Tanto la nueva Constitución, como el impuesto de los tres pesos con cuatro reales, fueron recibidos con mucho desagrado por los pueblos, quienes, en efecto, dieron el nombre de Carta de Esclavitud a la primera y el de Tributo al segundo. En breve, el descontento se hizo general, y la República se convirtió en un hervidero de insurrecciones, multiplicándose los tiroteos.
La Carta de la Esclavitud contenía entre otros, los siguientes artículos:
Para ser ciudadano se debía poseer una propiedad de 3000 pesos o una renta de 300 pesos.
El Presidente duraba ocho años en sus funciones, los Diputados cuatro años.
La Libertad de Imprenta quedaba tan restringida que se estipulaba castigos hasta para los vendedores de diarios impresos en el exterior.
El Presidente tenía amplias facultades: Elegía a los jueces; autoridades eclesiásticas y militares.

19/07/2009

Octubre 2014
D L M M J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23
24
25
26 27 28 29 30 31