ECONOMIA

Un pueblo en medio de un caos
La contaminación: un patrimonio social de Puerto Cabello

Luego de comer un pepito o un helado resulta mucho más fácil lanzar la basura a las calles si no se encuentra un recipiente cerca; cuando el camión del aseo no pasa el día que le corresponde es mucho más fácil llevar la basura hasta la esquina donde la llevó el vecino; tener un carro cuyo tubo de escape va fumigando a todas las personas que se le atraviesan es lo cotidiano.

Yalexis Quero García

Estas son algunas de las tantas situaciones que se presentan en una ciudad en la que a pesar de contar con suficientes recursos como para ser una de las más bellas del país cada día la gente se queja más por no ver al pedacito de cielo del que habla la canción del reconocidísimo Italo Pizzolante.

Con los problemas a los que se enfrenta la sociedad actualmente, problemas de tipo político, económico, social y hasta deportivo, se deja de lado uno con el que se tiene contacto más cercano, el problema de la contaminación, un problema que el ser humano creó y que se incrementa de forma gradual todos los días.

Cerro e’ basura

“El aseo no ha pasado y yo me puse a sacar la basura, ya le está saliendo gusanos, mejor la voy a poner allá donde mi vecino la puso, para que no sea en mi casa donde se ponga fea”, “abre la ventana del carro pa’ botar este pote, porque si lo dejo aquí va a dejar un olor feo”, “espera que la gente no te vea, o que todo el mundo en la comunidad esté durmiendo para que vayas a botar el perro que se murió esta mañana porque yo no puedo tener esa pudrición en mi casa”. Estas son otras de las tantas frases que regularmente se escuchan en boca de los porteños, quienes a diario contribuyen de lleno a contaminar el ambiente en el que habitan.

Puerto Cabello posee gran diversidad de lugares para la distracción del lugareño y del turista, pero al llegar a cada uno de esos sitios lo que se observa es una triste pantalla de basura que a lo largo de los años se ha ido multiplicando.

Gases de la REP

La población de Puerto Cabello posee mayor suerte que otras ciudades del país, ya que en su haber cuenta con dos estatales que generan gran cantidad de fuentes de empleo para los habitantes de la ciudad, como lo son la Refinería El Palito (REP) y el Puerto, pero una de ellas, la REP, por lo general lleva al ambiente de la ciudad cordial una de sus peores partes, gases de los cuales las autoridades no hablan mucho pero según especialistas en el tema de la salud los mismos podrían generar problemas respiratorios y dermatológicos tanto a los porteños como a los turistas.

De día, tarde, noche y hasta en la madrugada se observa como una bola de fuego y de humo negro sale de los equipos que están en la REP, todos se preguntan si es que el puerto va a estallar un día de estos por ese fuego, pero nadie da una respuesta ni explica qué es lo que va a suceder.



Un experto

Ante todas estas situaciones de contaminación que se observan y se viven en la ciudad, el equipo reporteril del Diario La Costa consultó a Joel Álvarez, ambientalista, quien dijo que existen maneras de disminuir el nivel de contaminación que tiene el municipio en cuanto a los botaderos de basura, el humo de los vehículos, los gases tóxicos que bota la REP, los charcos de aguas negras, entre otros.

En cuanto al humo que botan los vehículos, Álvarez indicó que es necesario hacer una campaña de revisión a los vehículos, en especial al transporte público, “que he visto que por lo tubos de escape botan libremente el monóxido de carbono”.

El ambientalista expresó además que un cosa que hay que corregir sobre todo en las unidades de transporte público es el exceso de volumen en los equipos de sonido, “muchas veces el pasajero hace el reclamo y algunas veces lo bajan pero otras no, hay que tomar en cuenta que uno está pagando un servicio y los conductores tienen que tener consideraciones con los clientes y mantener un nivel de respeto y ponerlo a un volumen moderado,”.

Una opción

Álvarez indicó que hay como una especie de catalizadores, que tiene como unos filtros que se le está poniendo a los tubos de escape para reducir o controlar la contaminación del parque automotor.

Hay que denunciar

Se dice el pecado más no el pecador, como lo refiere un popular refrán, eso es lo que sucede a diario cuando los vecinos de Puerto Cabello se quejan por la contaminación (de cualquier tipo) que reina en sus localidades, pero ninguno se ha puesto a pensar que si no se denuncian, la anarquía reinante en el municipio se va a multiplicar hasta ser incontrolable.

Según el experto en el tema ambiental, hay que hacer campañas constantes para que la gente aprenda. “En muchos de los casos nosotros somos responsables de la contaminación existente cuando no reclamamos oportunamente al ciudadano infractor y cuando no hacemos esto somos permisivos, toleramos la basura en la ciudad, nos acostumbramos a ella, a su presencia, nos acostumbramos a quien agrede a la ciudad.

En estos casos, nosotros tenemos que, de una forma gentil, acercarnos al infractor y hacerle el reclamo oportuno, porque hay ordenanzas establecidas que impiden o sancionan al infractor que bota un papel en la calle, pero que no se están aplicando y ya es tiempo que se de sanción al infractor que bote un papelito en la calle”.

Las enfermedades

En consulta con la directora del Distrito Sanitario Eje de La Costa, Amarilis Suárez, sobre cuáles son las enfermedades que se pueden propagar por la contaminación, se conoció que las infecciones respiratorias llevan la delantera.

En este sentido, Suárez manifestó que en base a los que son químicos o tóxicos generados en la Refinería El Palito (REP) generalmente por los vapores emitidos por los químicos, lo que pueden presentarse son brotes de tipo respiratorios, enfermedades que afectan las vías respiratorias y algunas que otras enfermedades dermatológicas.

Puntualizó que de las vías respiratorias se tendrán enfermedades de tipo irritativas e inflamatorias. De este último se pueden dar hiperactividades bronquiales sobre todo en los menores de edad (especialmente en los menos de dos años) y de tipo irritativo como laringitis, faringitis, entre otras.

En la parte dermatológicas dijo que puede haber dermatitis por contacto, dermatitis química y todo ese tipo de lesiones.

En la calle por lo general se escucha “este cree que somos zancudos que va fumigando con ese carro”, es justo el humo que expiden los tubos de escape (monóxido de Carbono y el dióxido de carbono) los que según la autoridad sanitaria producen lesiones con patologías respiratorias, “de las vías respiratorias bajas de tipo bronquial pudiendo dar hasta neumonías, bronquitis o puede afectar las vías respiratorias altas, pudiendo provocar alteraciones en la nasofaringe, rinorrea, rinitis alérgica”.

La basura por su parte “podemos saber que afecta sobre todo la parte de piel, por la gran producción de insectos y moscas, puede dar también de tipo intestinal, pudiendo producir, sobre todo en los menores de edad enteritis, cuadros de disentería, contaminaciones en los que son los alimentos que se recogen de la tierra, que si no son bien lavados, pueden producir cuadros diarreicos, sobre todo en los niños”, agregó Suárez.

“Generalmente donde hay proliferación de aguas negras hay reacciones de tipo bacterianas en piel, dermatitis bacteriana, lesiones ulcerativas en piel y otras”, puntualizó.

Recomendaciones

“Le recomendamos a la comunidad que si son cantidades grandes de aguas negras de tipo cloacas, que son los organismos como Hidrocentro que en vez de abocarse a lo que es la eliminación del brote de aguas negras, es que la persona a donde vaya pasando esas aguas negras desinfecte completamente la zona, generalmente con agua y cloro”, explicó Suárez.

En cuanto a los tóxicos generados por los químicos de la Refinería El Palito y el humo que sale a cada segundo por los tubos de escape de los vehículos que transitan por el municipio, la epidemióloga señaló que “esto es un problema que netamente lo debe manejar el Ministerio de Ambiente, que es el que debe controlar que todas estas sustancias sean eliminadas por la vía legal, tratando en la medida de lo posible que no afecte a la población, porque esta situación es absoluta responsabilidad del organismo nacional”.

Unos han opinado sobre el tema de la contaminación, otros lo han agarrado para campañas políticas. Otros tantos utilizan medios legales para ver quién tiene la razón así como otros plantean el tema de descentralizar la recolección de basura, pero ninguno ha buscado la forma de unir criterios y crear una ciudad digna de llamarse Puerto Cabello.

26/10/2009

Septiembre 2014
D L M M J V S
1
2
3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30